top of page

“Somos una asociación en marcha por Fondo Canadá”


Ayudar a mujeres migrantes a establecerse en Costa Rica es el propósito de la Asociación Lux Amore ac Renovare (LAR), la cual busca brindar espacios caracterizados por la empatía para que muchas mujeres que llegan al país puedan iniciar un negocio, capacitarse, buscar empleo o legalizar su condición migratoria con más acierto y motivación.


Este emprendimiento social está conformado por 10 mujeres de diferentes nacionalidades radicadas en Costa Rica, quienes tienen experiencia como empresarias y otras áreas, por lo cual, decidieron unirse para ejecutar este proyecto.


Estas visionarias constituyeron la Asociación, pero no tenían orientación de los procesos a seguir para estructurar la operatividad, por eso, mientras participaban en el curso que impartimos en el Centro Latinoamericano de Innovación y Emprendimiento (CELIEM) en conjunto con la OIT sobre educación financiera, conocieron la convocatoria del Fondo Canadá, una iniciativa para mujeres emprendedoras migrantes efectuada gracias a la cooperación de la Embajada de Canadá en Costa Rica.


La Asociación LAR consiguió ingresar a este proceso de formación empresarial, el cual ejecutamos desde nuestro Centro de Innovación y Emprendimiento (CIE), que es operado por CELIEM en conjunto con la Universidad Latina de Costa Rica.


Dalila Dávila Suárez, Marileen Esquivel Bermúdez e Isabel Zapata Martínez son parte de las líderesas de la Asociación, y tras vivir este proceso de formación tienen clara la ruta que deben seguir. Conversamos con Isabel Zapata, quien nos compartió su experiencia en este programa:


¿Qué aprendizajes les dejó el Fondo Canadá tanto en las capacitaciones como en las asesorías técnicas?


Cuando nosotras llegamos a Celiem para participar en Fondo Canadá con este proyecto de la Asociación estábamos en cero, solo teníamos la constitución, no teníamos plan estratégico, estructura de costos ni un plan determinado para desarrollar la Asociación. Al cierre de este programa, ya tenemos esos planes y la calendarización para avanzar correctamente. Podemos decir que pasamos de estar en cero a tener un norte hacia donde ir.


José David Ulloa, director de Acompañamiento y Capacitación de CELIEM fue muy paciente en ese proceso y tiene mucha empatía con las personas migrantes porque he recibido capacitaciones en otros lugares y minimizan el valor del migrante, pero la empatía de José David hace que el proceso sea mucho más fácil, fluido y dispuesto para aclarar dudas, lo que da más confianza y posibilidades de aprender. El gestor empresarial, Henry Hernández; también nos dio gran respaldo y aportes para alcanzar el objetivo.


Durante este tiempo también participó del curso de educación financiera respaldado por la OIT ¿Qué aportes le dio esa formación?


Es de gran valor para las personas migrantes, lo que se aprende es lo que vivimos diariamente. El facilitador tiene gran habilidad para enseñar, eso nos ayuda a preguntar con tranquilidad todas las dudas que tengamos. El ambiente era muy bueno y el aprendizaje fue mucho.


Fondo Canadá es una iniciativa de la Embajada de Canadá, ¿Qué mensaje le daría a esta organización por liderar este proyecto?


Les damos las gracias y mil gracias porque es muy grande todo el apoyo que no están dando con el proceso, no saben la magnitud de esa ayuda porque nosotras como propulsoras de esta asociación necesitamos de estas capacitaciones porque nos orientan. Este espacio lo estamos aprovechando al máximo y sé que este esfuerzo que nos dan lo vamos a multiplicar por mil. Espero que el programa continúe y pueda apoyar a muchas otras mujeres, personas migrantes y emprendedores porque en Costa Rica se necesitan estas ayudas porque como migrantes en ocasiones no tenemos facilidad de pedir asesorías por el costo, por eso, participar de este Fondo ha sido una bendición del cielo por eso reiteramos nuestra gratitud con la Embajada.


¿Qué consejos les compartiría a las personas migrantes con deseos de emprender en nuestro país que aún no saben cómo hacerlo?


Emprender en Costa Rica no es fácil. Cuando decidimos emprender vamos a todos lados sin saber qué hacer. Le digo a esos migrantes que se enfoquen en el emprendimiento que visualizan y no se mantengan cambiando el tipo de negocio, tal vez el primer y segundo año sea difícil, pero dedíquense a uno solo y no desistan.


También les digo que la tramitología es amplia y no siempre encontramos empatía para el migrante al momento de hacer trámites, así que no se rindan porque mientras muchos me dicen que no, y hay alguien que me dice que sí, ya yo me siento motivada.

A estas personas también les comparto un consejo que me dio José David Ulloa, que dice que: “aunque tengamos las capacitaciones al alcance del teléfono, dediquemos todos los días un poco para aplicar el conocimiento en el negocio”.


Muchos creen que al abrir un negocio iniciarán su día a las 11:00 am, trabajarán un poco y luego ya terminarán jornada, pero es un trabajo de día y de noche. Como emprendedores tenemos que descubrir el éxito al contarle a todos del negocio, por eso le digo a esa persona migrante: siéntase orgulloso, no le dé pena y diga las veces que pueda lo que está vendiendo porque en algún momento ese proyecto va a despegar.

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page