Consumidores exigentes, preocupados, minuciosos y decididos nos dejará el COVID-19



La pandemia generada por el COVID-19 ha cambiado nuestra vida “para siempre” o al menos eso es lo que sentimos; dentro de esta nueva normalidad se encuentran diferentes áreas o sectores que se ven influenciados por esta nueva forma de vivir o de ver la vida. Los negocios y la manera de hacer negocios ya no es la misma, los consumidores han cambiado y seguirán haciéndolo hasta llegar a una etapa post pandemia para la cual debemos prepararnos como buenos estrategas y cuestionarnos ¿Qué tendrán de diferente los consumidores cuando esta pandemia llegue a su final?.

Los cambios en los últimos dos años en sectores como, salud, educación, sociedad, política, negocios y economía han generado que los individuos se cuestionen de manera vehemente, dándole paso a nuevas necesidades y exigiendo cambios sustanciales en sus áreas de interés. Asimismo, este comportamiento nos ha permitido reinventarnos y generar nuevos emprendimientos enfocados en satisfacer las necesidades que demanda el mercado.

La firma Deloitte, en su estudio “El nuevo consumidor después del COVID-19” 2020, ha establecido distintos parámetros los cuales se verán reflejados en el comportamiento del consumidor, clasificados de la siguiente manera, en primera instancia está la atracción, donde se detallan cambios en el consumo enfocado en el sector digital, acompañado del reto de cautivar al cliente en tan solo segundos, seguido de este, se encuentra la decisión de compra, donde hay un impulso de adquirir los productos o servicios de manera local y un fuerte crecimiento en el e-commerce.

En la misma línea, se encuentra la entrega, donde se ha incrementado en las expectativas del cliente al momento de recibir sus productos o servicios. Según Deloitte, la fidelización se encuentra como último punto, donde el obtener los datos y la información de los ciudadanos juega un rol de suma importancia, así como la tendencia de “volver a lo conocido por ahora” es decir, hay una resistencia a experimentar y conocer nuevas marcas por parte del consumidor.

En el caso específico de Latinoamérica, la empresa consultora Kantar, señala específicamente tres puntos en el informe “Nuevos hábitos de compra de los latinos detonados por el impacto del Covid-19” donde se identificaron nuevas necesidades en los consumidores:

  • La economía doméstica: debido a la crisis los latinos recurrieron a alternativas más económicas.

  • Más tiempo en casa: se han creando nuevos momentos de consumo en el hogar.

  • Preocupación por la salud: estar bien y sentirse bien se ha establecido como prioridad y permea las decisiones de compra.

En conclusión, cuando la anhelada etapa post pandemia llegue, tendremos cambios sustanciales en el comportamiento del consumidor. Nuestra estrategia de mercadeo debe contemplar una escucha activa, para lograr como empresarios satisfacer este nuevo perfil de cliente, teniendo en cuenta que para esto solo se tendrá una única oportunidad y unos cuantos segundos.